Viajes Trekking Aventura: VIAJES A MADAGASCAR

Viajes a TIBET - Guía de Viaje a TIBET con Trekking y Aventura

Viajes a Tibet y Recomendaciones

 

 

 

Guia de Viaje a Tibet.

TIBET


La Región Autónoma del Tíbet, una de las cinco regiones autónomas chinas y donde vive en su mayoría la etnia tibetana. Bandera Tibet - Viajes Trekking y Aventura

 

 

Tíbet está situado en la frontera suroeste de China y en la parte sudoriental de la Meseta Qinghai-Tíbet. Limita al Norte con la Región Autónoma Uigur de Xinjiang y la provincia de Qinghai, al Este con la provincia de Sichuan, al Sureste con la provincia de Yunnan, al Sur y al Oeste con Birmania, la India, Bután, Sikkim y Nepal respectivamente, formando así total o parcialmente la línea fronteriza que mide cerca de 4.000 kilómetros. Superficie: 1.220.000 Km2, cifra que representa aproximadamente un 12,8 % de la superficie total del país.

 

 

VIAJES A TIBET

-. Viaje a Tibet. China Nepal y Tíbet: De Beijing a Lhasa, terminando en Katmandú.
+ INFORMACION SOBRE EL VIAJE A TIBET.

-.Viaje a Nepal y Tíbet. Salida especial 7 de Agosto con vuelos incluidos desde Madrid. 13 días de viaje desde Lhasa realizaremos excursiones a los más famosos monasterios Xera y Drepung y recorreremos parte del Tibet hasta llegar a Kathamndú.
+ INFORMACION SOBRE EL VIAJE A NEPAL Y TIBET.

-.Viaje a Nepal y Tíbet. con salidas a diarios a partir de 4 personas
+ INFORMACION SOBRE EL VIAJE A NEPAL Y TIBET.

GEOGRAFÍA TIBET

Tíbet es el cuerpo principal de la meseta Qinghai-Tíbet y es conocido como "el Techo del Mundo" por su altura promedio superior a los 4.000 m. Tiene una topografía variada que se divide más o menos en tres diferentes zonas naturales.

 

El Himalaya que serpentea al lado sur de la meseta del Tíbet, está formado por muchas cadenas montañosas paralelas que corren Mapa Tibet aproximadamente de este a oeste; la parte principal se encuentra en la línea fronteriza de China con la India y Nepal, con 2.400 km de longitud, aproximadamente 200-300 km de anchura y más de 6.000 m de altura por término medio.

 

El Qomolangma (8.848 m) conocido como Everest, la primera cumbre del mundo, se halla en la frontera chino-nepalesa, en más de 5.000 Km2 a la redonda, destacan 4 cumbres de más de 8.000 m y 38 cumbres de más de 7.000. Tíbet es una región origen de los famosos ríos asiáticos como el Ganges, el Indo, el Brahmaputra, el Mekong, el Salween y el Irawaddi está allí. La fuente de agua de los ríos del Tíbet es formada por precipitaciones pluviales, aguas de deshielo y aguas subterráneas. El caudal es fabuloso pero con poca arena y el agua es de buena calidad. En la meseta del Tíbet se encuentran 1.500 lagos entre grandes y pequeños, de los cuales el Nam Co, el Selin Co y el Zaxinam Co cuentan cada uno con una superficie de 1.000 Km2. La meseta del Tíbet no sólo es la zona de mayor concentración de lagos sino también con los más altos y más extensos lagos de altiplanicie en el mundo, siendo numerosos los de agua salada.


CLIMA TIBET

La variada topografía de la meseta del Tíbet da origen a un clima específico de altiplanicie. Además de la tendencia general caracterizada por el clima frío y seco en el Noroeste y el templado y húmedo en el Sudeste, se observan muy variadas zonas de climas regionales y de evidentes climas perpendiculares. "En un día hay cuatro estaciones", "Cinco kilómetros de tierra están bajo diferentes cielos" y muchos otros refranes reflejan precisamente estas características. En comparación con la mayor parte del país, el aire en el Tíbet es enrarecido; la insolación, suficiente; la temperatura, baja, y las precipitaciones pluviales, escasas. Cada metro cúbico de la meseta del Tíbet contiene sólo unos 150-170 gramos de oxígeno, lo que supone un 62-65,4 % con respecto a las zonas de llanura. El Tíbet es un lugar con mayor radiación solar en China. La temperatura aquí es baja. La diferencia de su temperatura anual es pequeña, pero la de temperatura entre el día y la noche es grande. Las precipitaciones en los diversos lugares del Tíbet no están igualmente distribuidas y la estación seca y la de lluvia son claramente definidas, y además las lluvias suelen caer por la noche. Del mes de octubre al mes de abril, las precipitaciones ocupan sólo 10-20 % de las de todo el año, mientras que las de mayo a septiembre, las precipitaciones están bien concentradas y ocupan en general más o menos del 90 % de las de todo el año. De mayo a octubre es el período ideal para hacer el viaje por el Tíbet.

RELIGIÓN EN EL TIBET

La religión en el Tíbet es tan importante que un antiguo viajero dijo que “el Tíbet es un gigantesco monasterio habitado por una nación de monjes”.
A mediados del siglo XX uno de cada cuatro hombres vivía en un monasterio, situación que no dejaba de crear problemas económicos al país. Hoy, el noventa y ocho por ciento de la población se declara budista.


La religión ha estado siempre muy presente en la conciencia popular tibetana. Comúnmente se dice que en el Tíbet se practica el Budismo Tántrico , pero en realidad practican una de las reglas de esta religión, la Mahayana, cuyo objetivo es la liberación de todos los seres. Esta vía del budismo tiene la peculiaridad de que antes de que se produzca la liberación individual se debe adoptar el compromiso de liberar a todos los demás, por largo que sea este camino.
No es de extrañar pues que estas convicciones del pueblo tibetano choquen frontalmente con las teorías materialistas del comunismo. Las carreteras, los hospitales, la luz eléctrica, el aeropuerto de Lhasa…, no son suficientes para cambiar la mentalidad ancestral de un pueblo tan impregnado por la religión y lo grave y anacrónico es que la administración china pretende desterrar, por la fuerza, las creencias de los tibetanos. Así, son frecuentes las campañas en contra del Dalai Lama, al que se acusa de todo tipo de crímenes, con el objetivo evidente de minar la confianza del pueblo en él y, de paso, intentar desterrar la religión que representa. Las campañas internacionales en defensa de la libertad religiosa de estas gentes han resultado positivas, limitando un poco la política represiva de los ocupantes en este terreno.

 

El Budismo comenzó a introducirse en el Tíbet por primera vez hacia el S. II D.C. durante el reinado del rey Lha Thothori Nyatsen, pero no fue hasta el siglo VII D.C., con la llegada al poder el rey Songtsen Gampo, que el budismo se integra en el país de las Nieves.


En esa época el Tíbet era un reino en expansión, debido a esto se realizaron alianzas matrimoniales con el emperador de la dinastía T´ang de China y con el rey nepalí Asuvarman. Sus dos esposas eran practicantes budistas, y con su influencia llevaron el budismo Mahayana al Tíbet, transformando este reino feudal y militar en un imperio más pacífico.
 Songtsen Gampo (¿-650) envió estudiantes a la India y llevó escrituras budistas al Tíbet donde se comenzaron a traducir al tibetano, Fundó numerosos templos, entre ellos el Jokhang y el Ramoche, ambos en Lhasa. Durante su reinado unificó el Tíbet y expandió sus fronteras.


El emperador Trisong Detsen continuó apoyando el desarrollo del budismo en el Tíbet, fundando el monasterio de Samye con la ayuda de Padma Sambhava (Guru Rinpoché) y de Shantirakshita, llegando a un gran florecimiento, no solo de los estudios budistas, si no de las artes y las ciencias debido a la llegada de grandes especialistas de India y China.  A esta época pertenece la tradición Nyingma, heredera de los primeros introductores del budismo en el Tíbet.


 Las revueltas de la nobleza , aliada con los sacerdotes de la tradición Bön, que temían perder sus antiguas influencias y privilegios frente al aumento del poder de los monasterios budistas, provocaron problemas dinásticos y llevaron a fragmentar la nación y a que el budismo fuese perseguido bajo el reinado del rey Langdarma.


En el Budismo tibetano existen cuatro grandes linajes principales y muchos otros menores. El linaje es muy importante en el budismo Tibetano, ya que garantiza que las enseñanzas están vivas, es decir, que se han transmitido de maestro a discípulo desde tiempos de Buda y que siempre se ha hecho de forma pura, realizando completamente su comprensión.
Frecuentemente los términos Vajrayana o Budismo Tántrico se aplican como sinónimos del budismo Tibetano, pero se debe precisar que los Tibetanos y mongoles son budistas practicantes de la regla Mahayana, de los que muchos, aunque no todos, practican el Vajrayana.


Tantra significa "transformación", sus prácticas tienen como objetivo utilizar todo nuestro potencial para llegar a la iluminación, pero esta tarea requiere de una comprensión profunda de las escuelas Teravadha y Mahayana, de una cierta práctica en la meditación, y de una preparación específica:


Padmasambabha, llamado por los Tibetanos Guru Rinpoché (el Precioso Maestro), fué el principal introductor del budismo en el Tíbet. Allí encontró a un país de gente bárbara y tosca, un pueblo guerrero, y unos sacerdotes de la antigua religión Bön con grandes poderes mágicos y que dominaban la naturaleza del país, para poder subyugar esta situación, Guru Rinpoché tuvo que utilizar toda su habilidad y poder.


En la actualidad, en Tíbet hay 1.700 monasterios budistas Tibetanos, unos 46.000 monjes y monjas; 88 monasterios Bon, más de 3.000 monjes, 93 Zhügu (maestros rencarnados), y más de 130.000 creyentes; 4 mezquitas, 3.000 creyentes de Islam; una iglesia católica con más de 700 creyentes.

BREVE HISTORIA DEL TÍBET  

 El Génesis del Tíbet  
   
Si bien los restos arqueológicos encontrados en el Tíbet sitúan a sus primeros moradores hace unos 10.000 años antes de J.C., debido al carácter nómada de las tribus Tibetanas, no es hasta hace 2.300 años cuando el Tíbet empieza a tener una presencia clara en la historia.   
Para cubrir este período los tibetanos recurren a la mitología y, en algunos viejos textos, se narra que los primeros moradores del Tíbet fueron un mono y una diablesa. Sus descendientes, mitad mono y mitad diablo, tras numerosísimas reencarnaciones cobraron su actual forma humana. Sus maestros, divinidades procedentes de siete reinos celestiales, les enseñaron a comprender el Universo a la vez que les enseñaron a dominar la naturaleza. Así, les enseñaron la agricultura, el dominio del fuego, el arte de la medicina, la herrería o las sutilezas del gobierno y de la política.  
Los arqueólogos, por el contra, aseguran que la población tibetana emigró a la región desde el valle de Huang He y desde las regiones de Asia Central habitadas por grupos nómadas túrquicos.   
 Más recientemente, hace unos 2.300 años, un rey mítico llamado Nyakhri Tsampo inició una dinastía de 30 reyes que gobernaron hasta que apareció el primer rey budista en el siglo VII de nuestra era. Ésta dinastía militar se estableció inicialmente el valle de Yarlung y, gradualmente, fue expandiendo su dominio al plateau Tibetano entre China, Birmania, Bután, India y Nepal.   

El Tíbet budista  
  
En el siglo VII, un nuevo rey mítico asume el poder, se llamaba Songtsen Gampo, coronado a los 13 años de edad y que, según la leyenda vivió hasta los 206 años. Entonces, aún en plena juventud, dejó el trono y se retiró a un lugar desconocido para poder rezar y meditar, lugar en el que todavía hoy continúa.  
 Al margen de su figura mitológica Songtsen se casó con dos princesas budistas, una de origen chino, fruto de una alianza matrimonial con la dinastía Tang y la otra de origen indio, lo que le dio oportunidad de conocer ambas civilizaciones y, sobre todo, descubrir la tradición budista del Mahayana (Gran Vehículo), por lo que decidió transformar la nación Tíbetana de un sistema feudo - militar, a un imperio más pacífico. A fin de poder llevarlo a cabo, Songtsen, envió estudiantes a la India donde aprendieron el sánscrito pudiendo así empezar a traducir la vasta literatura budista a la lengua tibetana. Bajo el mandato de este rey el Tíbet alcanzó su zenit unificando sus 17 feudos, expandiendo sus fronteras y llegando a tener 40 millones de habitantes.   
 Songtsen construyó muchos templos imperiales como el Jokhang  (ambos en la nueva capital tibetana: Lhasa). Sus sucesores continuaron la transformación cultural costeando las traducciones, organizando conferencias y creando diversas instituciones.   
  
A finales del siglo VII las fuerzas tibetanas comenzaron a atacar las regiones fronterizas chinas y las caravanas de la ruta de la seda. Esta actitud culminó en el año 763 cuando las tropas tibetanas entraron en China, entonces inmersa en la rebelión de An Lushan, y tomaron la capital Chang'an (La actual Xian).  
  
En el año 790 con el emperador Trisong Detsen fundó el monasterio de Samye, con la ayuda de los maestros Padma Sambhava, literalmente "nacido de loto" y de Shantirakshita. Además de los estudios budistas, diversas artes y ciencias florecieron en éste período: matemáticas, medicina, psicología, anatomía, neurología, química, botánica política, arquitectura, poesía, etc. Los especialistas en estos temas llegaban desde la India, Mongolia o desde la China.  
  
Tras este período de auge y esplendor, el Tíbet pasó por unos momentos de confusión motivados por una revuelta en la familia real que hizo que dicha dinastía se colapsara, haciendo que la nación se fragmentara y el budismo fue temporalmente perseguido, dado que la vieja tradición Bon se negaba a desaparecer, hecho que aún hoy en día todavía perdura pues sigue impregnado al lamaísmo de numerosas prácticas chamánicas.  
  
Un siglo después las instituciones budistas vuelven a resurgir. En el año 821 el Tíbet firma un tratado de paz con China.   
  
El dominio mongol  


Las familias nobles que gobernaban áreas locales fueron perdiendo su influencia a favor de las instituciones monásticas. A principios del siglo XIII Gengis Khan conquista China y, el Tíbet, también se verá sometido a la dominación mongola hasta el año 1.368, año en el que recobró su independencia tras la caída de la dinastía Yuan, de origen mongol.  
  
Bajo el imperio mongol, el Tíbet es dividido en trece regiones administrativas. Cada una de estas regiones era gobernada por una familia noble y por una jerarquía monástica, aunque algunas de origen no Tibetano, como las familias Khon o la jerarquía Sakya, promovidas por Khublai Khan. En 1247 Khublai Khan nombró a un importante lama como Virrey temporal en el Tíbet.  
A finales del siglo XIV la dinastía nativa de Pagmodru pasó a controlar el Tíbet. En esa misma época el lama Je Tsong Khapa inició un "renacimiento espiritual" del budismo Tibetano realizando el Gran Festival de las Oraciones en la ciudad de Lhasa en 1.409.  
  
Los Dalai Lama

  
El Tíbet siguió con una política de No Violencia. En los siglos XV y XVI la cantidad de militares disminuyó y la de monjes aumentó. Gendun Drupa, un joven discípulo de Je Tsong Khapa, empezó a liderar una nueva escuela budista llamada Geluk ("modelo de virtud"), también conocidos con el nombre de "Gorros amarillos", por el color de los sombreros que llevan sus más altos dignatarios.  
  
En esa nueva escuela se impartían nuevas doctrinas, se escribían nuevos textos y se construían monasterios como el de Tashilhunpo, fundado en 1.445 por el propio Gendun. Después de su muerte, un niño tras ser sometido a varios test y que éste realizara varios milagros, fue proclamado como la reencarnación del propio Gendun y el chico fue llamado Gendun Gyatso. En la siguiente reencarnación, nuevamente rodeada de test y de milagros, el niño fue llamado Sonam Gyatso, en su visita a Mongolia en 1.573, Sonam recibió del emperador Altan Khan, debido a la erudición y sabiduría exhibidas por Sonam el título de Dalai "maestro (tan grande o extenso como) el océano"; tradicionalmente se le ha venido en llamar Océano de Sabiduría. Además, como era la tercera reencarnación de Gendun, Sonam pasó a ser conocido como Su Santidad el Tercer Dalai Lama.   
  
Dado que el Dalai Lama se puso bajo la protección de Altan Khan, éste penetró con sus ejércitos en el Tíbet. Una secta rival, formada por la aristocracia Tíbetana y por los viejos funcionarios, denominada Karmapa ("Gorros Rojos"), se opuso a esta invasión, pero fueron derrotados y, desde entonces los Gorros Amarillos han gobernado en el Tíbet.  
  
Su Santidad el Quinto Dalai Lama Losang Gyatso (1617-1682), "El Grande", fue proclamado rey del Tíbet y fundó los palacios de Ganden y el Pótala. "El Grande" desmilitarizó totalmente el país promoviendo el desarrollo de las instituciones monásticas y continuando con la política de No - Violencia. La independencia del Tíbet fue garantizada por Shun Chih, emperador de los manchú. El "Grande" también contribuyó a que los mongoles practicaran el budismo y que los manchúes defendieran a las sociedades budistas desmilitarizadas a través de un protectorado y que, a la vez, el Dalai Lama fuese el guía espiritual del emperador chino, este acuerdo, llamado por los Tibetanos Cho-Yo (Patrón dispuesto), fue firmado en 1.652 La pacificación y desmilitarización de los mongoles, por parte de los Tibetanos, fue una de las mayores transformaciones de la historia.  
  
En 1.720 los chinos de la dinastía manchú, aprovecharon la disensión Tibetano -mongola, para conquistar, al menos nominalmente el país. El ejército de los Qing entró en Lhasa para expulsar a los mongoles. Los manchúes aprovecharon la ocasión para reorganizar la administración tibetana e imponer una "supervisión" imperial. En 1792 el emperador Qianlong envió sus tropas al Tíbet para expulsar a los Gurkas procedentes del Nepal. Mientras tanto, los oficiales coloniales británicos de la India intentaron asegurarse un enclave en la región, sin éxito dado que los británicos habían apoyado la invasión gurka. Después de la muerte de Qianlong en 1795, el Tíbet empieza a recuperar poco a poco su libertad. Los manchúes no tomaron parte en las guerras del Tíbet con Ladakh en 1842 o con Nepal en 1858.


IDIOMA

El tibetano es muy distinto al chino.  Solía pertenecer a la familia “Tibetana-burmana”, aunque últimamente algunos lingüistas utilizan la etiqueta “sino-Tibetana” (para incluir el sínico, dáico, bódico [Tibetano] y birmano, formando distintas subfamilias con los dos primeros y los dos últimos).  Estos juegos de terminologías no alteran la diferencia fundamental en los idiomas.  El chino se escribe con ideogramas y es monosílabo, sin declinación y tonal.  El tibetano utiliza un alfabeto para su escritura y es polisílabo; se declina según caso, declinación y estructuras por género adaptadas del Sánscrito y no es tonal en lo que respecta a la semántica.  El tibetano toma prestadas algunas palabras de los idiomas indo, nepalés y mongol.  Tras 30 años de ocupación, solo un puñado de actuales colonos chinos habla tibetano, aunque la generación más joven de los tibetanos ha sido forzada a aprender el chino coloquial.

MONEDA

La moneda de Tíbet es el yuan chino (CNY)

ECONOMÍA TIBET

El Tíbet cuenta con unos 14 millones de habitantes, (6 millones de tibetanos originarios y 8 millones de chinos emigrados o desplazados a la zona). En su capital Lhasa hay 260.000 personas (100.000 Tibetanos y 160.000 chinos). Una parte considerable de los tibetanos son nómadas o seminómadas. Aproximadamente 1/3 de su población son monjes o monjas.   


La actividad principal es la ganadería, basada en el yak, la cabra, el caballo y la oveja. Los principales cultivos, localizados de Lhasa, son cebada, avena, guisantes y legumbres. Abundan los minerales, pero sólo se explotan el oro, y el hierro. Cuenta además con yacimientos de carbón, sal y bórax, así como minerales como los esquistos bituminosos, el manganeso, el plomo, el zinc, el cuarzo o el grafito, además de jade, lapislázuli y otras piedras preciosas y semipreciosas, todo ello en gran cantidad. La industrial tradicional es artesana: estatuillas religiosas, objetos de metal, loza, géneros de lana, y tallas de madera, algunas de las cuales son exportadas.   

GASTRONOMÍA TIBET

A pesar de la ganadería la carne apenas existe en el menú diario y el plato principal sigue siendo tsampa, una especie de sopa hecha con tres cereales tostados y molidos, predominando la cebada en la que flota, si hay suerte, dos o tres trozos de cebollinos picantes. La bebida nacional es el cha, un té verde, que se toma muy caliente, al que agregan, al igual que los mongoles, una cucharada de manteca de yak por taza y sal.

ARTESANÍA

En un viaje por el Tíbet, vale la pena comprar algunos artículos artesanales como recuerdo, pues la artesanía tibetana tiene una larga historia y produce una diversidad de artículos característicos. Por ejemplo, alfombras, pulu, cuchillos, vestido, sombreros, tapetes, tazones de madera, trabajos en bronce, recipientes de alfarería, etc.

 

La alfombra del Tíbet se caracteriza por el color atractivo, la textura tupida y blanda, y los motivos de sabor local y es muy resistente al uso. El pulu es una variedad de lana tejida a mano y sirve como la materia prima para la confección de vestido, gorra y zapatos. Los objetos de oro y plata son artículos tradicionales de la artesanía tibetana. Pueden dividirse en dos categorías: A) ornamentos como brazaletes, anillos, collares, ganchillos, etc.; B) artículos de uso cotidiano como vasijas de vino, cucharas, palillos, tazones y platos. Los hábiles artesanos tibetanos crearon numerosos motivos decorativos muy finos y exquisitos en objetos de oro y plata, tales como dragones, aves fénix, tigres y leones. Los tibetanos usan el incienso cuando rinden culto al Buda, expulsan a demonios y malvados y otras actividades religiosas, entre muchos tipos destaca el incienso llamado Golenya, que tiene la función en la prevención y curación de enfermedades contagiosas o epidémicas.


El Barkhor es la zona comercial más animada en Lhasa. En sus tiendas se exhiben toda clase de productos artesanales como el tapete de Gyangze, el sombrero incrustado de motivos dorados de Xigaze, y una diversidad de brazaletes y collares. También se encuentran las mercancías importadas como los rosarios y las piedras preciosas de la India, collares de Nepal, el carmín de Bután, etc. Allí es normal el regateo para lograr un precio satisfactorio para ambas partes.

¿Quieres recibir nuestro newsletter?



Enviar